Rogers Hall | Blog

Te acompañamos en la extraordinaria tarea de educar a tu hijo.

¿Cuáles son las claves de un buen sistema educativo?

[fa icon="calendar"] 14-jul-2020 11:08:39 / by Colegio Rogers Hall

Colegio Rogers Hall

La educación, tal y como la conocemos ahora, surge en la Revolución Industrial como respuesta a la creciente demanda de técnicos y trabajadores que llevaran a buen puerto las pretensiones de la época. La producción es entonces el catalizador para un sistema educativo que debía de producir, de forma casi mecánica, trabajadores para las nuevas fábricas.

Este sistema educativo rigurosamente tradicional dejaba de lado las diferencias individuales entre cada alumno para crear profesionistas que encajaran perfectamente con el sistema industrial. Su única misión era crear trabajadores útiles.

Ya han pasado dos siglos de vertiginosos e inevitables cambios en la ciencia, la tecnología, las comunicaciones y muchas otras áreas que evolucionan conforme a las necesidades de la época. Desafortunadamente la educación no forma parte de este proceso de evolución y de mejora. Los cambios que el sistema educativo ha visto desde el siglo XIX no han sido muchos y han tardado bastante tiempo en llegar.

Particularmente en países como México, en los que la burocracia y otros problemas sociopolíticos parecieran estar en contra de una mejor educación, siguen habiendo escuelas que presumen un sistema tradicional en el que la memorización es regla.

Sin embargo, además de algunos países que han priorizado la evolución de la educación, también hay ejemplos particulares de escuelas y organizaciones, que de manera individual han comenzado a implementar metodologías de aprendizaje mucho más efectivas y humanas.

Estas nuevas formas de pensar en la escuela toman en cuenta, en primera instancia, que cada alumno es una persona con cualidades y características propias, por lo que sus necesidades de aprendizaje no serán las mismas que las del resto. Además, se ha dejado de dar importancia a la memorización de términos, nombres, fechas y demás datos que de poco o nada contribuyen a la formación del alumno. En lugar de eso, se busca que los conocimientos puedan ser extrapolados a la vida cotidiana, así como que las vivencias se puedan relacionar con lo aprendido en el aula.

Existen muchos otros factores que contribuyen a crear un sistema educativo eficaz y vigente, a continuación explicaremos las más importantes.

Aprendizaje significativo

Este término fue acuñado por el científico estadounidense David Ausubel y consiste en que el alumno asocie la información que adquiere con la que ya tiene. De esta forma, el estudiante reconfigura sus conocimientos en torno a lo aprendido. Este reajustamiento de conceptos no se limita a la información teórica, sino que debe incluir las experiencias vividas en el proceso.

Como dijimos anteriormente, la memorización no es tan importante como el adquirir conocimientos útiles para la vida diaria y esta metodología de aprendizaje canaliza todos sus esfuerzos a ese objetivo.

 

rogers-aprendizaje-significativo

 

Al implementar este sistema, el alumno no dejará de aprender cuando salga del aula, porque toda nueva vivencia supondrá una nueva enseñanza y todo nuevo aprendizaje le dará nuevas herramientas.

Acompañamiento al alumno

Una buena escuela tiene que demostrar que cada alumno le interesa a nivel individual y personal. Es imposible que un estudiante alcance el máximo de sus capacidades cognitivas en un ambiente en el que se siente amenazado o solo.

Es por ello que un buen sistema educativo debe de dar una enorme importancia al aspecto anímico de los alumnos, se debe de preocupar porque estén dispuestos y contentos para aprender.

En ese sentido, es muy importante que una escuela cuente con los recursos necesarios para atender a las necesidades de sus estudiantes. Tener un área de psicología es esencial para este acompañamiento.

Un psicólogo escolar no se limita a escuchar a los alumnos cuando tienen un problema personal, sino que supone una gran ayuda para las diferentes etapas de desarrollo que van viviendo los estudiantes durante su infancia y juventud. Éste debe de ayudarlos, tanto a comenzar a formarse una personalidad propia cuando son muy pequeños, como a orientarlos sobre las importantes decisiones que deberán de tomar cuando se encuentren próximos a la vida profesional.

Un psicólogo escolar también es de gran utilidad para mejorar de manera general las relaciones de grupo dentro de la escuela. Entre sus funciones está mediar en las relaciones entre maestro-alumno, la socialización entre estudiantes o detectar comportamientos inusuales en niños y niñas, entre otras.

Además de la importancia de un psicólogo, es imprescindible que la escuela que elijas para tus hijos asuma un papel activo en la prevención de un problema tan grave como lo es el bullying.

Motivación

Aunque parezca una obviedad, el que el alumno vaya a la escuela contento es crucial para su desarrollo. Por lo tanto, si los estudiantes están en una escuela con un nivel académico muy alto, pero que, no obstante, los hace sentir desmotivados, sea cual sea el motivo, difícilmente aprovecharán la formación académica de calidad.

La escuela debe procurar que los alumnos estén dispuestos a aprender por su propia cuenta, no por obligación nada más, y para lograrlo se tiene que proveer al educando de un ambiente sano.

rogers-sistema-educativo

Educación ambiental

El que los estudiantes desarrollen una conciencia ambiental es menester para el mundo del mañana. Diferentes organismos –la ONU uno de ellos– han advertido sobre la imperiosa necesidad de detener el deterioro del planeta antes de que sea irreversible. Por lo tanto, es responsabilidad de la sociedad en general, pero sobre todo de las instituciones educativas, el crear ciudadanos preocupados por la conservación del medio ambiente.

El que una escuela cuente con un programa de este tipo, que contemple no solamente la formación de una educación ambiental, sino que además ejecuta acciones concretas para dar el ejemplo de lo que se tiene que hacer es fundamental.

Educación bilingüe

Ser capaz de comunicarse en una segunda lengua ya no es una herramienta extra que algunos poseen. El mundo globalizado en el que vivimos obliga a los profesionistas a competir en un mercado laboral internacional y multicultural. Es, por lo tanto, necesario que los estudiantes aprendan un segundo idioma que les de las herramientas básicas para enfrentarse a la vida profesional.

Pero una educación bilingüe no se limita a la posibilidad de hablar otro idioma, implica mucho más que eso. Cuando los estudiantes reciben una formación de este tipo desde pequeños, desarrollan una capacidad intelectual más amplia y más rica culturalmente hablando. Además, tu hijo tendrá muchas más oportunidades para convertirse en un profesionista exitoso.

Una formación humana

Un buen sistema educativo también debe entender que la excelencia académica de poco sirve si no se complementa con una formación sólida en valores. El que el alumno comprenda la importancia de lo que implica ser una buena persona. Esto es algo que se inculca desde el hogar, pero también la escuela juega un papel determinante.

Los valores morales del alumno son tan importantes como los conocimientos que este adquiera, porque depende de los primeros el uso que le dé a los últimos.

La educación ya no debe de ser entendida simplemente como el espacio en el que se adquieren conocimientos teóricos. Se ha demostrado que un buen sistema comprende de manera integral la formación de los estudiantes, priorizando el que lo aprendido sea de utilidad para la vida.

Al momento de escoger una escuela para tus hijos ten en cuenta todos estos factores, así, al momento de enfrentarse a la vida, contarán con las herramientas necesarias que este mundo cambiante demanda de sus ciudadanos globales.